Preparar versiones previas de diseños antes de realizar el plano definitivo es esencial

Aprendiendo de los errores, Enemigos del calibre, GD&T — Por Gladys el 20 Marzo 2009 a las 10:52 am

Aprovecho un nuevo vídeo del equipo de Tec Ease para comentar un problema con el que nos encontramos muy amenudo a la hora de diseñar y fabricar útiles de control: los planos piezas mal dibujados. En muchos casos, recibimos de nuestros clientes planos presentando en apariencia las características principales de la pieza para cual tenemos que hacer un calibre; pero a la hora de la práctica, los proyectistas se encuentran con múltiples problemas prácticos: faltan tolerancias, o cotas importantes, faltan características críticas de la pieza, o incluso el diseño de la pieza tiene que ser modificado.

¿Las consecuencias? A medida de que estos problemas van saliendo, nuestros clientes nos mandan múltiples versiones de planos pieza.

Esto complica el proceso de diseño del calibre, ya que la pieza que controlar está siempre evolucionando; además, esto aumenta el riesgo de cometer errores durante el proceso de realización del útil de control. Olvido de características, o incluso trabajo del cliente o del proyectista con una versión antigua de plano, los factores de riesgo son múltiples. Esto es lo que explica este vídeo de Don Day, cuya traducción está a continuación:

¿Ya os habéis preguntado lo que occurre realmente en una oficina técnica?

Bueno, los diseñadores e ingenieros trabajan muy duro para intentar cumplir con los plazos de entrega de sus planos.

Luego, estos planos se entregan a las personas que van a utilizarlo, para que los revisen. Pero, en este momento, ya es demasiado tarde: piden cambios que ayudarán para la producción y el control de las piezas, pero en general la oficina técnica ya está ocupada con otro asunto, y no tiene tiempo de volver a ocuparse de estos planos para hacer los cambios pedidos.

Esto puede resultar en una relación conflictiva entre la oficina técnica y las personas utilizando el plano.

En consecuencia, las personas encargadas de la producción y de la inspección tienen que desarrollar sus propios conocimientos “tribales”, lo que provoca una serie de problemas para mucha gente al principio de la producción, para poder realizar una “limpieza”, es decir arreglar los problemas, en los planos. Muchas personas esperan a encontrar el problema para luego solucionarlo. Pero cuando lo encuentran, ya es demasiado tarde.

Entonces, ¿cuál es la solución? Reunir a todos los miembros del equipo de diseño. Y no me refiero sólo a los diseñadores y a los ingenieros – reunid a todas las personas que van a utilizar el plano antes de que el plano se haya empezado a dibujar, antes de que los isostatismos, y los controles geométricos hayan sido añadidos.

La oficina técnica produce el plano, entonces es el proveedor del plano. Y mientras se está dibujando este plano, ya pertenece al cliente de la oficina técnica. En consecuencia, desde ahora en adelante, los diseñadores tienen que asegurarse de que lo que ponen en el plano cumple con el diseño deseado.

Pero tiene que ser producible, y tiene que ser controlable. Para conseguirlo, tenéis que reunir el equipo, y discutir de la manera con la que la pieza va a ser ensamblada, cuales son las características críticas, qué tipo de tolerancias pueden ser aplicadas, cuáles son los métodos de inspección que se utilizarán; luego, la respuesta a estas preguntas tienen que ser documentadas, utilizando los isostatismos y las tolerancias geométricas.



Compartir:

Introduzca una Respuesta

RSS para comentarios de este artículo.

Trackbacks

Deje un Trackback